Sí, la serie Sabrina de Netflix es diferente a la que vimos en Antena 3, porque no tienen los mismos orígenes

Con el estreno en Netflix de la serie de “Las Escalofriantes aventuras de Sabrina” a finales del pasado mes de octubre salieron muchas quejas y preguntas de que la serie no se parece en nada a la serie “Sabrina: Cosas de Brujas” que se emitió a finales de los 90 y principios de la década de los 2000 en el canal Antena 3 de España. Las quejas van desde que han introducido un feminismo mucho más vocal hasta la enorme presencia de imágenes satánicas. Pero esto se debe a que, dicho de una forma rápida, no son la misma puesto que las series están basadas en diferentes encarnaciones de la bruja adolescente.


Si quieres ayudarnos a seguir adelante, puedes unirte a SocialPubli usando el enlace de abajo para ganar dinero con tus redes sociales.

Gana dinero con SocialPubli


La serie “Sabrina: Cosas de Brujas” junto a la serie de animación y la TV movie de 1996 están basada en los cómics de “Sabrina The Teenage Witch” que empezó su andadura en los cómics de Archie en 1962. Para la época, los cómics de Archie tenían que ser sencillos y de historias mundanas como sencilla forma de escapismo adolescente, y el personaje de Sabrina fue bastante popular y se pudo mantener, por lo que se hicieron varias adaptaciones a televisión que que conocemos desde hace años.

Pero tras muchos años de crisis en la editorial Archie Comics, vieron que tenían que revitalecer sus series porque ya no encajan con el público actual, especialmente después de que uno de los encargado de la editorial estuviera leyendo cómics en el transporte público y escuchara el comentario de una señora mayor que se preguntó en voz alta “¿Archie? ¿Aún los siguen haciendo?“. Esto provocó que decidieran cambiar toda su línea editorial por el año 2010 con el inicio de “Life with Archie”, con un cambio en los guionistas y dibujantes para seguir ofreciendo el personaje de Archie pero madurando y a los personajes y contando historias más actuales como Archie teniendo su primer amigo abiertamente gay en septiembre de 2010. Esta medida fue un éxito y en 2013 lanzaron el cómic “Afterlife with Archie”con tintes de terror en el que los protagonistas sobreviven un ataque zombi, y tras las buenas ventas de un cómic de Archie de terror moderno decidieron relanzar el personaje de Sabrina.

Esto nos lleva a “The Chilling Adventures of Sabrina”, creada por Roberto Aguirre-Sacasa y Robert Hack, que aprovecha que sale en el sello Archie Horror para ofrecer historias de brujas más cercanas al terror visceral, simbología satánica e historias terroríficas con muertes y traiciones que demandan las nuevas generaciones que están acostumbradas al cine de terror actual. Esta es la versión que ha cogido Netflix para traer de vuelta al personaje de Sabrina a la televisión, aunque no es la primera serie de Archie Comics tras el reboot total de Archie. En 2014 se relanzó el personaje de Archie adolescente en una nueva serie de cómics con un nuevo universo, que es en la que se basaría la serie Riverdale de The CW que recibió bastantes críticas de los fans del Archie clásico.

Es por eso por lo que la Sabrina de Netflix no se parece en nada a la de Antena 3. Son series totalmente diferentes para diferentes públicos. La serie de Sabrina con chistes españolizados sobre Gandía y José Luis Perales sigue estando disponible y las generaciones actuales pueden acceder a ella. Simplemente, hay una nueva Sabrina con una nueva historia pensada para el panorama televisivo actual.